La Moneda Cubana es un proyecto dinamizador del desarrollo local, centrado en el ser humano con un enfoque de género; desde el conocimiento aporta a la conservación y promoción del patrimonio e identidad cultural, a la elevación de la calidad de los servicios y al fortalecimiento del trabajo comunitario como vía para la consolidación de valores sociales.

Se estimulan la creatividad y el espíritu innovador, es abierto a la experimentación, y se emplean recursos y tradiciones asociadas a la gastronomía.

Constituyen los principales beneficiarios, jóvenes desvinculados, con interés de ejercer estos oficios de la gastronomía, la cantina y la cocina, procedentes de La Habana Vieja y otros municipios.